Recuerdos en las neuronas del corazón

Querría contarte por qué fue un cumpleaños especial, cómo emociona tocar canciones y escuchar a la gente cantarlas,  que se me resbalaban los dedos de la guitarra y que, por una vez, no me importó demasiado. Que mirase donde mirase veía a gente sonriendo, besándose imitando el cartel, que compartir escenario con buenos amigos y artistazos a partes iguales es una sensación indescriptible.

Y justamente por eso, porque es indescriptible, no voy a poder contarte mucho más, llevo sentado una hora intentando explicarlo y no soy capaz.

Así que voy a dejarte unas fotos de esa noche, cortesía de Inés y Emma. El resto puedes verlas en sus álbumes del concierto aquí (creo que petición de amistad mediante).

Y lo demás se quedará  ahí,  en las neuronas del corazón que aún están por descubrir, en el trailer de tu vida que, dicen, pasa ante ti en los últimos instantes.

Gracias a los que vinisteis y llenasteis el café, a los que apoyáis con un comentario en una red social o aquí en este rincón, gracias por ayudarme a seguir haciendo canciones a base de darme tanto cariño, gracias, gracias, gracias.

Un abrazo,

Hare

Etiquetas: 
Muy desordenado en De conciertosVivo | 1 intenta arreglar el mundo »