Reconstrucción

¿Pero dónde te has metido? estarás pensando si eres de los que todavía se pasa por aquí, según me dice Google.

Uno decide cambiar de vida y da el paso. Se centra mucho en el momento del cambio, en que todo cuadre y no haya daños a terceros. Pero luego tiene que aprender a vivir esa vida, acostumbrarse a sus ventajas e inconvenientes.

He viajado, he disfrutado de no madrugar, he vuelto a tocar en la calle y a la universidad. He dado algún conciertillo, regalado mi tiempo a mis amigos y he visto a mi cuenta bancaria quedarse en los huesos, y no me ha importado.

Pero sobre todo, me he planteado cómo quiero (o al menos intentar) que sea mi vida a partir de ahora. He tirado todas las piezas al suelo y estoy armándome poco a poco y con cuidado. Intentando descartar aquello que no me gusta de mí mientras trato de que el resto de piezas que sí me gustan encajen.

He pensado lo que quiero hacer e intento no escuchar mis propias excusas para no hacerlo, vencer el miedo, que suele camuflarse de razonamiento lógico….

He hecho una lista a lo “Me llamo Earl”. Nada espectacular, sólo esas pequeñas cosas para las que nunca tienes tiempo, ese “a ver si nos vemos” que muchas veces queda en una felicitación en una red social. Esos amigos a los que quieres ver pero no encuentras el momento. Hasta que no te atreves a llamar porque hace meses (o años) que no lo haces.

Esa maqueta que no grabé, nada demasiado serio, sacar del cajón algunas canciones que nunca he grabado para que esos amigos y la gente que me ha preguntado por ellas las tenga. En cuanto esté la subiré por aquí.

Y actualizar más el blog, que no tengo excusa y sí tiempo y sólo me ha dado cosas buenas, como conocer a Martita y reencontrarme con Ignacio Jesús

Y aquí sigo, juntando piezas. Me volveré a equivocar. Seguro. Pero sigo pensando que es más sano probar, equivocarse y rectificar que no probar.

Un abrazo,

Hare

PD. Por cierto, la foto es de una escultura de Nathan Sawaya un genio con unas piezas de Lego en las manos.